Inicio Policiales Fotos, cámaras de video, chats y chips de celulares fueron las claves...

Fotos, cámaras de video, chats y chips de celulares fueron las claves para atrapar a los presuntos asesinos de Mauricio Arnejo

5329
0

La Justicia de Rosario formalizó a 4 personas el pasado jueves  por el homicidio de nuestro compañero de tareas Mauricio Arnejo y el robo a la distribuidora Roth.

Dos hombres  (A.M.D.A. y V.J.B.M)  fueron formalizados como coautores del hecho y otras dos como cómplices, parejas de ambos K.D.S.C y B.T.G.R.

Los delincuentes formalizados son oriundos del departamento, según informó el jefe de Policía de Colonia Jhonny Diego el mismo jueves en conferencia de prensa,  pero viven desde hace un buen tiempo en Montevideo y cuentan con antecedentes penales.

¿Cuáles fueron las pistas que siguieron los investigadores?

Tras la detención y formalización (180 días) de los actores locales el pasado 24 de junio, uno de ellos de Colonia del Sacramento (S.R.I)y otro de Nueva Helvecia (F.N.M.R.) la policía siguió con la investigación a sabiendas de que había más involucrados en el atraco a la distribuidora de quesos de la familia Roht de Nueva Helvecia y que terminó con la muerte de Mauricio Arnejo y con el empresario Roht herido de bala en sus dos piernas la tardecita-noche del 10 junio.

Sandra Fleitas, Fiscal de Rosario quien está a cargo del caso presentó pruebas contundentes el pasado jueves en el Juzgado Letrado de esta ciudad en el que indican que los autores del crimen imputados este jueves llegaron a Nueva Helvecia y estuvieron en la casa de uno de los delincuentes imputado en junio por el caso, y en la noche, luego del crimen, regresaron a Montevideo.

Los investigadores (todos del departamento de Colonia) continuaron con la línea de investigación para lograr dar con él o los más de uno que también participaron del atraco. Todo hacía indicar que eran de Montevideo.

Pero,  ¿cuáles fueron las pistas y que errores cometieron los delincuentes para que la policía  pudiera cerrar la hipótesis del hecho?

Videos de cámaras de vigilancia, fotos de peajes, tatuajes y chats entre los formalizados el pasado jueves, fueron claves para la Policía y Fleitas para de esa manera presentar pruebas contundentes a la justicia.

A partir del relevamiento de cámaras de videovigilancia, conversaciones en redes sociales y telefónicas, la Fiscal comprobó que los dos imputados del  jueves eran amigos, que antes y después del homicidio se comunicaban diariamente hablando sobre los delitos, seguían la investigación a través de medios de prensa y acordaron que el homicida iría a buscar las armas con las que se cometieron los delitos.

Según las evidencias que fueron recolectadas por los Investigadores,  se pudo determinar que los dos hombres formalizados el jueves fueron quienes  llegaron a Nueva Helvecia conduciendo el automóvil WV Vento. El rostro de D A.M.D.A. se observa claramente al pasar por el Peaje de La Barra en Santa Lucía en tanto que a V.J.B.M  se le reconoce por el tatuaje que el mismo presenta en sus manos derecha e izquierda.

Según el informe dado a conocer en la página web de Fiscalía, el jueves la policía detuvo a los dos sospechosos  y tras allanamientos a  cinco viviendas en Montevideo, se incautaron seis celulares, un chip, una munición calibre 12, Truts 12 Iibar. Además de las detenciones de las dos mujeres. 

Del análisis de los aparatos celulares,  surgen diálogos entre los imputados (A.M.D.A)  y (S.R.I), después de cometidos los delitos, donde hacen referencia a que el primero de ellos  tiene una deuda con el segundo  y con F.N.M.R, ya que estos últimos están presos, sin dinero, a partir del negocio criminal que empezaron juntos.

En los chats, surge claramente que A.M.D.A le pide a S.R.I que apuntale a F.N.M.R , a fin de que el mismo no aporte información a los investigadores, respecto a quienes estaban presentes en el atraco del 10 de junio.  De las  conversaciones surge que A.M.D.A se compromete ayudar a los dos delincuentes ya presos, dándole la suma de $1000 por semana a cada uno de ellos. Todos los detalles que surgen del chat, se refieren exclusivamente a la condena que va a recaer a los detenidos y a los hechos que fueron planificados y ocurridos el 10 de junio del presente año.

Las conversaciones telefónicas entre ambos delincuentes, dejaron en evidencia que antes y después del atraco a la distribuidora,  diariamente se comunicaron hablando de los delitos cometidos, vigilando la investigación que se venía llevando adelante según información aportada por medios de prensa, y que acordaron que B.T.G.R concurriría a la ciudad de Rosario a buscar las armas en compañía de S.R.I., las que utilizaron en la rapiña.

Estas  armas hasta el momento,  no han podido ser localizadas por los partícipes, ya que al llegar al lugar encontraron que la zona en donde las habían ocultado se encontraba arada.

La justicia formalizó a los dos hombres por 120 días por un delito de “Asociación para delinquir, en concurso real con un delito de Homicidio especialmente agravado, un delito de lesiones personales especialmente agravada y un delito de porte y tenencia de armas.

¿Qué papel jugaron es todo esto sus parejas?

Sus parejas los encubrieron, no solamente creando coartadas para lograr su impunidad sino también apoyándolos, aportándoles números chip de distintos abonados, para ser usados por sus parejas  para evitar que los vincularan con el caso.

Ambas  fueron imputadas como presuntas autoras de un delito de asociación para delinquir, con un delito de encubrimiento, y la Fiscal pidió como medida cautelar la prisión domiciliaria nocturna, que fue adjudicada durante 120 días.

El caso

El 10 de junio, los dos hombres con pasamontañas, guantes negros y armas de fuego, ingresaron a la distribuidora de quesos  alrededor de las 19:30 horas y exigieron al dueño de la distribuidora que colocara la recaudación adentro de una bolsa negra. El hombre empezó a forcejear con uno de los delincuentes y el otro le disparó en ambas piernas.

El herido gritó pidiendo auxilio y el delincuente que lo enfrentó salió del lugar y le disparó a Arnejo, que murió en el momento. Mientras tanto, el otro hombre guardó el dinero – aproximadamente $ 100 mil– en la bolsa y huyeron en un auto. Otros $ 800 mil quedaron en un cajón del escritorio.

Un testigo que declaró por el caso confirmó que una hora antes del crimen llegó a la empresa y le entregó el dinero de la recaudación del día al dueño de la distribuidora. Otro empleado comentó que generalmente los miércoles –día del homicidio– es cuando más recaudan efectivo los distribuidores porque van a Montevideo y regresan con cerca de $ 500 mil, por lo que se presume que los delincuentes conocían los movimientos de la empresa y cuál era el día en que podrían encontrar más dinero.

De la investigación surge que el vehículo en el que se trasladaron los homicidas fue robado el día anterior, pasó por el peaje de la Barra de Santa Lucía, ingresó a la ciudad de Nueva Helvecia el día del crimen, y fue estacionado en la casa de un cómplice, imputado en junio por este caso. En el lugar, también estaba la camioneta de otro hombre que fue a prisión por el homicidio.

Ninguno admitió en ese entonces su participación en el crimen.

Los cuatro hombres pasaron dos veces enfrente a la distribuidora para planificar los detalles del robo, según surge de las conversaciones telefónicas entre ellos. Después del homicidio, prendieron fuego el auto robado.