Editorial 19 Octubre 2018

    0

    La obligatoriedad de la población y la deficiencia en el servicio de la banca oficial:

    Desde la instalación de la llamada bancarización, un importante sector de la población ha estado en contra no del sistema en si, pero si de su obligatoriedad.- Fundamentalmente de las empresas pequeñas y de los sectores de menores ingresos que se ven obligados a concurrir al Banco República para retirar sus ingresos mensuales.-

    En los últimos días, la determinación  del Banco de no dispensar dinero desde las 19 a las 9 de la mañana.- La resolución sindical de no recargar los cajeros fuera del horario de trabajo, dejó a la población sin la posibilidad de retirar dinero en un lapso importante de horas.- La dualidad de criterio del Banco que para utilizar el receptor automático de billetes utiliza el número de cuenta del nuevo sistema y para los cajeros automáticos el anterior.- Lo inseguro que ha resultado el sistema del receptor de billetes, que en más de una oportunidad ha dejado de funcionar por una jornada bancaria completa, son una serie de hechos que para el común de los ciudadanos  ha convertido en una verdadera tortura, disponer de su dinero o de pagar sus cuentas.-

    Sabemos que se nos dirá que está disponible el sistema informático de transferencias electrónicas.- Pero nos referimos a las pequeñas empresas y a los ciudadanos de a pie.- A aquellas que por ejemplo juntaron el dinero para pagar el sueldo a sus dos o tres empleados, fueron al Banco y se encontraron con que el receptor de billetes no funciona.- Resultado; esos funcionarios demoraron un día más en cobrar su sueldo.- Aquellos a los que se les depositó en estos primeros días de Octubre y habitualmente (luego de su habitual horario de trabajo) fueron a cobrar su sueldo y resultaron víctimas de la inseguridad y no pudieron obtener su dinero porque los cajeros no entregaban dinero de 19 a 9.- Por suerte esa medida fue revertida en pocos días.-

    Compartir.

    Comentarios están cerrados.