PADO en Colonia con más funcionarios

0

El número de funcionarios del Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO) en el departamento de Colonia se incrementó de 50 a 65 en el mes de setiembre, según confirmó al Grupo Puerto Sauce Unido (GPSU), de Juan Lacaze, el Comando de la Jefatura de la Policía de Colonia.

El GPSU había presentado el pasado 6 de abril al Ministerio del Interior (MI) una nota solicitando que se manejara la posibilidad de incluir en las instancias presupuestales de la Rendición de Cuentas recursos que permitieran sumar 50 nuevos efectivos al PADO al departamento.

Al mes siguiente, en mayo, el Director de Policía Nacional, Comisario General Mario Layera, recibió a representantes del grupo, expresando que los reclamos del mismo eran de recibo y que en el segundo semestre del presente año la cartera incrementaría el número de efectivos del PADO en Colonia.

En la oportunidad, Layera, funcionario policial de carrera que dijo estar al tanto de la tarea que realiza el GPSU y cuyo accionar valoró, informó que a fines de junio se realizaría la evaluación semestral del funcionamiento del PADO y entonces se redistribuirían, a partir de agosto o setiembre, algunos cupos que habían quedado vacantes en otros departamentos, de los cuales algunos se otorgarían a Colonia. Complementariamente, señaló que en la Rendición de Cuentas se incluirían 300 vacantes más para el PADO en todo el país (finalmente fueron 200), de las cuales también algunas serían otorgadas para el departamento de Colonia, éstas a partir del próximo 1º de enero.

A ese respecto, en las últimas horas el Comando de la Jefatura coloniense confirmó al GPSU que, durante el recientemente culminado mes de setiembre, 15 funcionarios policiales más fueron incorporados al PADO en el departamento, esto es, cinco funcionarios más para cada una de las tres zonas que se sumaron a las tareas preventivas.

En otro orden, el pasado 19 de setiembre representantes de la Unión de Centros Comerciales (Rosario, Nueva Helvecia, Colonia Valdense y Juan Lacaze) mantuvieron una reunión con el Fiscal Adjunto de Corte, Dr. Ariel Cancela, autorizados por el GPSU para ejercer también su representación.

Esta fue la segunda vez que Cancela recibió a la Unión, y después de la primera reunión se destinaron tres fiscales adjuntos a Rosario que a entender de los representantes han tenido un buen desempeño y han mejorado en parte la situación, si bien todavía quedan varios problemas por resolver.

Esta segunda reunión surgió a raíz de una convocatoria y encuentro en el Club CYSSA de Juan Lacaze con el GPSU y los cuatro centros, más Colonia del Sacramento y Tarariras (en formación), donde se resolvió pedir otra instancia con el Fiscal Adjunto para plantear los problemas de inseguridad antes de tomar medidas más contundentes.

El propio día de la reunión en Montevideo, se comunicó el cambio de fiscal en Rosario -uno de los reclamos que iban a plantearse- dejando el cargo el Dr. Cesare Cingia, que pasó a cumplir funciones en Libertad (Dpto. San José), y tomando posesión del cargo en Rosario una nueva fiscal, la Dra. Ana Laura Roses, proveniente de la Fiscalía Departamental de Artigas de 1° turno.

Cabe recordar que a fines del año pasado Cingia -la única autoridad que no recibió al GPSU y ni siquiera contestó su solicitud de entrevista- se había visto involucrado en un ambiguo episodio, a través de un presunto mensaje de whatsapp donde reclamaba que no lo molestaran por “menudencias”, lo que obligó a las autoridades de Jefatura y al propio Cingia a realizar aclaraciones en conferencias de prensa desmintiendo la especie y desligándose del caso.

 

 

 

Compartir.

Comentarios están cerrados.