Editorial 8 de junio

0

Este mes de Junio comienza con dos temas relevantes.- El Mundial de fútbol y la rendición de cuentas del Gobierno.- Sin dudas temas diferentes y con afectaciones comunitarias y personales.-

El anhelo de una buena actuación de la celeste en Rusia, no opaca la preocupación de muchos uruguayos por el desenlace de la actual pulseada del PIT CNT con el gobierno, en defensa de nuevos logros para funcionarios y organismos,  fundamentalmente de la enseñanza y otras dependencias estatales.- Diversas acciones sindicales están afectando a niños, estudiantes y a los propios educadores que por disciplina sindical cumplen con la detención de tareas, afectándoles sus propios ingresos y en definitiva trastocando el diario vivir.-

El gobierno ha sido muy categórico, en que la relación pago de impuestos con ingresos de la sociedad uruguaya está a tope.- Por la otra parte el PIT CNT defiende su posición de conquistar nuevos logros, a financiar con el aumento de algunos impuestos específicos, que en definitiva pagarán sectores de la población que dependen de la actividad privada y o tengan situaciones hereditarias u otros puntualmente.-

En editoriales anteriores, nos hemos referido a la brecha existente entre los sueldos oficiales y los que abonan las empresas privadas.- Analizado desde el punto de vista empresarial privado el peso del costo oficial, sumado a la paralización de vario sectores (fundamentalmente en el interior) parece hacer imposible incrementos salariales y del costo del estado.-

Hoy estamos ante la coyuntura, que los sindicatos bregan por mejoras en los salarios oficiales y para organismos como la enseñanza, que no ha logrado efectos retroactivos, por ejemplo en la deserción estudiantil.- En este momento los sueldos oficiales son en la generalidad los más altos del País y guardan una diferencia sustancial con los privados.- Quien pagará si se aumenta esta diferencia ¿??.- Es justo este planteamiento sectorial de una organización sindical que abarca a la mayoría de los asalariados del país, cuando quienes manejan las finanzas del Uruguay dicen que aumentar la carga tributaria es imposible.- La realidad nos indica que un aumento del presupuesto oficial, terminará repercutiendo aún más en el ya alto nivel de desempleo, que por lógica se da en la actividad privada y no en la oficial.-

Es común en la mayoría del estrato social, que son pocos los que llegan a fin de mes, sin embargo se siguen dando las diferencias de salarios entre cargos públicos y privados y en mayor grado aún en las franjas más bajas, con un común presupuesto familiar.- Por supuesto que no pregonamos rebajas en los sueldos, pero en un momento donde la mayoría de los sectores productivos acusan problemas en sus economías, nos parece que la central de trabajadores debería ayudar a presentar fórmulas que achiquen esta brecha, en una actitud solidaria con quienes con su trabajo diario en la actividad privada, aportan al erario público, fuente del gasto estatal.-

Puntualmente no ha de haber ningún uruguayo que mentalmente, esté en desacuerdo que a la enseñanza pública se le destine un importante porcentaje del presupuesto nacional.- Lo diferente es cuando se baja a la realidad económica y no nos queda claro cual será la ventaja de un mayor porcentaje, si el tirar tanto de la piola, termina por hacer caer el total del famoso PBI nacional y un 6 por ciento de 100 puede terminar siendo un 5 o  4.8 si la producción nacional se restringe como lo viene haciendo en este año.-

Hoy tenemos casi 50 mil compatriotas que no pueden llevar el pan a su hogar.-Seamos solidarios y no nos olvidemos de defender los genuinos ingresos de un país, que los generan quienes trabajan y conducen la actividad privada nacional.-

Tal vez sea el momento de dedicar más horas a trabajar en conjunto cámaras empresariales, PIT CNT y Ministerio de trabajo, y menos horas de paros, para buscar reactivar el empleo y generar más actividad que produzca recursos para el pago del costo del estado.-

Esta es la opinión de Radio del Oeste.-

Compartir.

Comentarios están cerrados.