Editorial 19 Enero 2017

0

La reacción del agro uruguayo rompió la monotonía de la información veraniega.-

Estamos acostumbrados a que en el mes de Enero (y sobre todo la 1ª quincena) la información de los medios no salga de la marcha de la temporada turística, accidentes de tránsito y muy poca cosa más.-

Este Enero 2018 cambió y el cambio en la información, se produjo por las movilizaciones de los productores rurales que dijeron basta a la espera de respuestas por parte del gobierno.-

Nuestra región bien conoce las dificultades por las que pasa el agro y dos de sus sectores referentes.- La lechería y la industrialización de frutas.- Una cifra muy cercana a los mil puestos de trabajo se perdieron en la región, amén de las pérdidas económicas que están padeciendo los productores lecheros y las dificultades de otros sectores.-

Es lamentable que se tenga que llegar siempre a las movilizaciones para sensibilizar al gobierno de turno.- Ya sea en reclamos obreros como empresariales.- Da la impresión que el gobierno despierta con el ruido de una movilización.- Y esto no es patrimonio del actual, sino que a lo largo de la historia, los movimientos obreros o las cámaras empresariales siempre han logrado las mejoras solicitadas luego de movilizarse.- Es verdad que muchas veces son escuchados con anterioridad(y en este caso también) pero las soluciones se comienzan a vislumbrar la mayoría de las veces, luego de que otros conciudadanos uruguayos sufren, al ser  afectados en su libertad de acción, por las movilizaciones elegidas para la reivindicación.-

La gran diferencia de la actual movilización del agro con otras, es que fue de abajo hacia arriba.-

 

 

 

 

 

Que no fue coordinada por las centrales gremiales sino que nació espontáneamente, de una necesidad de decir colectivamente ya está , que redes sociales mediante, miles de personas se encontraron que tenían las mismas necesidades, que se sentían no escuchados y tenían las mismas ganas de decirle al poder político, aún más allá de las instituciones que los agrupan, que no podían esperar.- Que las horas de los debates políticos no son iguales a las horas del ordeñe diario.- Que los tiempos de los trámites burocráticos para ejecutar una resolución  no coinciden con el tiempo de la cosecha, que una fruta que no se recoge justo a tiempo no genera ganancia ni paga impuestos y recordarle al estado, que son desde siempre, los reales forjadores de la riqueza del País.-

Capítulo aparte merece tratar la desviación  del centro  de atención, de la movilización a discutir si tenía connotaciones políticas.- Según el diccionario, la definición de la palabra POLITICA  ES: Actividad de los que gobiernan o aspiran a gobernar los asuntos que afectan a la sociedad o a un país. ¿Entonces cual es el problema que los políticos intervengan ?,cuando es un asunto que realmente afecta a la sociedad y por ende al País.-

El problema hoy llega a toda la sociedad por no advertir, quienes están encargados de conducir la política uruguaya, que un empresario privado paga con su dinero sus errores o la mala conducción de su empresa, y a diferencia del Estado no puede cargarlos a sus tarifas o solucionar su situación financiera tomando préstamos por los que en su caso, El o sus hijos serán responsables.-

Estamos de acuerdo con que la relación Estado y Sociedad deba hacerse mediante las sociedades organizadas, pero para que no ocurran fenómenos como el presente, se debe cuidar la existencia de un equilibrio que no suponga la imposición de la fuerza, ni el descreimiento en que se llegue a medidas extremas.-

 

 

 

Estamos ante un nuevo fenómeno social y como tal debemos tratarlo.- No traigamos recetas viejas a problemas nuevos.- Es muy peligroso que la suma de individualidades termine sobrepasando la autoridad democráticamente elegida y atención hoy es el agro, pero mañana pueden ser otros sectores de la sociedad que elijan “auto convocarse” para buscar las soluciones a sus problemas y ello no está bien.-

Lo que está bien es que el poder político entienda que está mandatado para ordenar un País y que todos sus ciudadanos puedan vivir de la mejor manera.- Que está bien que un funcionario público  un empleado bancario, un dirigente gremial tenga un auto cero kilómetro y que también está bien que lo pueda tener un obrero o funcionario de una empresa privada.- Y que  no está tan mal que un empresario de campo tenga una 4 x 4 si la obtuvo con su esfuerzo, honestidad e inteligencia empresarial.-

Esta es la opinión de Radio del Oeste.-

 

Compartir.

Comentarios están cerrados.