Suman alternativas para control de aves plaga en agricultura

0

Solo en soja, las aves plaga causan pérdidas económicas de US$ 1 millón en el momento de la siembra por las 100.000 hectáreas afectadas, según lo establecen datos con bastantes años divulgados por la Mesa de Oleaginosos, pero aún falta sumarle las pérdidas en cultivos cerealeros y graníferos.

Esos daños en soja son los que implican —en muchos casos— tener que resembrar una chacra, incrementando costos. El control de algunas especies, como paloma torcaza (Zenaida auriculata), pájaro negro o Garibaldino y cotorra (Miyopssita monachus), ya se viene haciendo desde muchos años y Uruguay utiliza productos que no son nocivos para el medio ambiente, el hombre y otras especies e incluso, en algunos casos, tampoco son mortales para las aves.

Ahora, apoyándose en la experiencia que tiene Estados Unidos con métodos contraceptivos (evitan la concepción) con la Miyopssita monachus, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria, buscarán adaptarlos a Uruguay para controlar paloma torcaza; es el ave plaga con mayor crecimiento de población.

Será un proyecto a tres o cuatro años, con el apoyo de un científico de Estados Unidos. Las etapas de laboratorio se cumplirán en la Dirección de Servicios Agrícolas y las de campo en INIA “Las Estanzuela”. “Ese método nos permitiría, de alguna manera, controlar la reproducción de la paloma torcaza que es uno de los cuellos de botella, porque es un animal que tiene una alta tasa de reproducción y permitiría llegar a valores poblacionales aceptables, si el sistema funciona”.

Además de los cultivos agrícolas, las palomas torcaza y otras especies, son un problema grande en los mega tambos y en los corrales de engorde —fuentes de comida—, contaminando instalaciones con materia fecal y generando molestias al ganado por las altas poblaciones.

 

Compartir.

Dejar una Respuesta