Toros Hereford de Kiyú se vendieron con suba

0

Los criadores de Hereford hicieron bien los deberes y el examen final no podía tener otro resultado: un promedio de US$ 3.857, que significa una suba del 15,8% comparado con el remate del año pasado.

 

Es que para la Hereford, la Central de Pruebas de Kiyú “representa el compromiso histórico que tiene la Sociedad de Criadores con la investigación, la generación de conocimiento y el desarrollo de herramientas que sean útiles para que los productores tomen mejores decisiones”, según afirmó su presidente, el Cr. Javier Aznárez Elorza previo a las ventas.

 

Catalogó a los toros de la Central como que reflejan el equilibrio entre fenotipo, corrección estructural y un paquete de EPD completo, “que hacen que los productores después puedan lograr sus objetivos con más certezas”. Para Aznárez Elorza, “cuando se invierte en genética, lo que se busca es que eso tenga un impacto positivo en la rentabilidad y estos toros, gracias al trabajo de la Sociedad de Criadores, junto con INIA, tienen un paquete completo de datos objetivos, más comportamiento, por lo que tienen un estándar de calidad muy alto”.

 

Como desde hace 41 años, las ventas estuvieron a cargo del martillero Daniel Dutra, secundado por su hijo Alejandro y demás integrantes de la firma. Ya del primer par de toros en ingresar a la pista “Roberto Lohigorry Otero” de la Central de Pruebas de Kiyú, salió el que fuera el precio máximo del remate: US$ 8.400.

 

Los pagó, tras intensa puja entre varios oferentes, cabaña “La Elisa”, del Dr. Walter Carlos Romay Elorza, optando por un reproductor de cabaña “Rincón de Francia”. Otro valor destacado fue US$ 5.760 en que se pagó un toro de Rubio Zabalegui Hnos., adquirido por Amanda Tourón.

 

Después hubo varios toros comercializados en US$ 4.800 y recién sobre el final de la oferta se bajó el precio de los US$ 3.000, llegándose al valor mínimo de US$ 2.640. Así, el promedio para los 29 productos comercializados fue de US$ 3.857.

Compartir.

Dejar una Respuesta