Editorial 22 Setiembre 2017

0

Editorial 22 Setiembre 2017

Las repercusiones de la aplicación de la ley de inclusión financiera, siguen siendo motivo de comentarios.-

Lo común, desde que se anuncia el lanzamiento de un nuevo proyecto de ley, es que pase un suficiente tiempo hasta su aprobación.- Y es lógico que esto suceda, porque  ese intermedio de tiempo es el que debe aplicarse a su estudio, a ver conveniencias y contravenciones que la futura ley pueda tener, para que cuando sea aprobada por nuestro parlamento con la participación de sus 130 integrantes, vean beneficios y dificultades de su aplicación, como representantes del pueblo que  la deberá cumplir,

El común de los procederes indica que la mayoría de los proyectos de leyes terminan siendo estudiados por muy pocos legisladores en comisiones especiales y luego aprobados los informes de éstas, en las sesiones generales de las cámaras.-

La complejidad de la ley de inclusión financiera, luego de su aprobación ha demostrado que no se tuvieron en cuenta varias situaciones que hoy la población soporta.- Falta de cajeros, dificultades fundamentalmente en barrios de la capital lejos de la plaza financiera y ni que hablar en el interior, por las fallas de la interconexión digital que hace que en más de una oportunidad las operaciones bancarias desde una pc o teléfono no se puedan realizar por falta de conexión o deban ser realizadas más de una vez y luego volver a chequear su realización.-

La marcha atrás en el proyecto de la venta de la droga que ahora no se puede incluir en las compras por tarjeta, demuestra otra improvisación o por lo menos falta de previsión.- Aparecía como crónica de una muerte anunciada, que el viaje a los Estados Unidos de las autoridades uruguayas, no conseguiría modificaciones a las reglamentaciones bancarias internacionales.-

 

 

 

 

Pero cada día aparece algo nuevo.- Oyentes de nuestra emisora nos hacen saber que la oficina de identificación civil NO ACEPTA TARJETA DE DEBITO para el pago del costo de las cédulas de identidad y o pasaportes.- No parece creíble que el propio estado no haya adaptado sus sistemas de cobro a los ciudadanos comunes, al sistema que el propio estado crea.-

Estas situaciones dan pie a quienes piensan que el motivo fundamental de ley de inclusión financiera está hecha para mejorar el cruce de información y facilitar el control del estado a todos los ciudadanos.-           ¿ Porque si las propias oficinas del estado no utilizan las tarjetas las deben utilizar comerciantes y ciudadanos por imposición de una ley?

En realidad es para tratarlo en otro editorial, pero en estos días en que tanto se habla  de la falta del auto contralor del estado, hechos como el que mencionamos en el que  oficinas del propio estado no aceptan tarjetas de débito lo dejan muy mal parado frente a la población y dan pie a la vieja frase…. Haz lo que yo digo pero no lo que yo hago, con el agravante de la utilización de la obligatoriedad, que la ley impone al ciudadano común.-

Esta es la opinión de Radio del Oeste.-

Compartir.

Dejar una Respuesta