Editorial 3 Febrero 2017

0

 

El frágil equilibrio de la economía  y la libertad

Desde el ingreso del nuevo gobierno asistimos a una serie de informaciones sobre el estado de la economía del País y de empresas públicas deficientes en su gestión, o que a costa de precios sobrevaluados en sus servicios están sosteniendo las arcas del Estado.-

Dicho de una forma u otra en el pasado año se implementaron medidas que empezaron a regir en este, que retacearon a los uruguayos dinero propio en función de sostener al Estado.- Desde muchos ámbitos empresariales y políticos de oposición se alertó que esta medidas no iban a ser suficientes para el logro del equilibrio fiscal de las cuentas de un estado sobrevaluado y Si iban a desequilibrar la economía particular menguando sus ingresos en general.-

Hoy sentimos en la región los primeros síntomas de la falta del equilibrio económico y la pérdida de la libertad empresarial que ello conlleva.- Fábrica Nacional de Papel solicita asistencia económica al Estado para poder mantener su fuente laboral activa.- Molino Dolores anuncia la imposibilidad de continuar con su actividad en las condiciones actuales.- Caldem (Los Rumbos) en dificultades y sin señales de reapertura de Ecolat, Pressur y Striber.-

Ojalá se encuentren soluciones que permitan mantener las fuentes de trabajo activas.- Pero serán soluciones coyunturales con intervención del estado en la actividad privada, iniciando un camino que no es bueno para la sanidad económica de un País.- La libertad e independencia de las empresas en su normal juego económico y el estado cumpliendo su rol de administrador.- Cada uno en su lugar es sinónimo de un equilibrio nacional que nos permite movernos en libertad.-

 

 

 

 

Nunca los intervencionismos estatales en el salvataje de empresas y en las economías particulares, han sido buenos ejemplos y por el contrario han sido el comienzo de una concentración de poder, que ha socavado en muchos casos los cimientos de una democracia activa.-

Vivimos en un país libre, con convicciones democráticas muy fuertes y aún con coletazos de la pérdida de la democracia muy cercana.- Señores integrantes -todos- del poder político administrador del Estado, su gestión es actuar, para que el pueblo no pague privilegios del gobierno y el gobierno no deba ser el salvavidas de empresas en dificultades.- Si los distintos sectores que conforman la sociedad, mantienen su independencia, lograremos un equilibrio económico que nos permita mantener la libertad individual de nuestros actos.-

Son formas de elección de vida.- Si queremos una sociedad libre,  con una economía saneada, los actores particulares debemos tomar los riesgos de nuestras acciones y el estado limitarse a cumplir su rol de administrador y no ser un generador de gastos que los pague la sociedad toda.- De lo contrario el fin ya es conocido.- El ahogo económico es la primera pérdida de las libertades inalienables de los pueblos libres.-

Esta es la opinión de Radio del Oeste

Compartir.

Dejar una Respuesta