Editorial 30 Diciembre 2016

0

 

Terminamos el año 2016, signado por un incremento de la violencia en nuestra sociedad.-

Dejando de lado a quienes quieren promover los actos violentos por distintos medios, no podemos dudar que la crónica seria, indica un aumento de la violencia en nuestra sociedad.- Sin entrar a juzgar los índices que la miden en lo que al delito específico se refiere, a diario nos encontramos con hechos violentos en nuestros días.- Una respuesta  de palabras exageradas, un gesto de contrariedad en el tránsito, un exabrupto, son mínimas expresiones por las que asistimos a la presencia de una violencia que crece en nuestros actos.-

La situación planteada en el parlamento nacional entre dos diputados del mismo partido político, conforma un extremo de hasta donde llegamos.- En el recinto en el que la organización institucional del País tiene reservado para debatir las leyes que regulan a los ciudadanos uruguayos, no es posible tolerar excesos como los presenciados estos días, donde la sinrazón  superó al intelecto .- No hay explicación y no caben disculpas posteriores.- Los más de un millón y medio de electores votaron a 99 uruguayos para que los representen en la cámara de diputados.- Entendamos 99 ciudadanos elegidos, que deben en cada legislatura ser dignos representantes de una sociedad que se viene enfermando de violencia pero que en su conjunto sigue siendo una sociedad de respeto.-

Y los elegimos y les pagamos todos los uruguayos para que legislen, para que debatan, para que de la presentación de ideas surja la mejor para el País.- No los elegimos ni le pagamos para que resuelvan diferencias políticas o personales a cachetadas.- En más de una oportunidad hemos visto hechos en este sentido en otras partes del mundo y nos hemos jactado de que esto en nuestro Pais no pasaba.-

 

 

 

 

Los hechos son recientes y los tiempos de resolución política no son los más rápidos y más en tiempos de fiestas.- Pero toda la población espera resoluciones correctivas a esta situación.- No puede bastar con una carta de disculpas, porque es evidente que quien propinó una cachetada a otro legislador no tiene condiciones éticas de sentarse en un sillón que otro hora lo ocuparan y hoy lo hacen honorables hombres y mujeres uruguayos.-

Asistimos hace pocos días a expresiones muy fuertes del Sr. Presidente de la manera en que iba a sacar de los estadios a violentos y delincuentes.- Su partido (hoy en el gobierno) tiene la posibilidad cierta, de enviar un mensaje a la población tomando decisiones drásticas, ejemplarizantes que erradiquen de la sociedad a quienes la enferman con actitudes violentas.-

A horas de comenzar un nuevo año, aguardemos que el 2017 nos encuentre realmente más unidos, que seamos menos intolerantes, pero no nos quedemos en expresiones de buena voluntad, sino seamos seres más racionales.- Pensar antes de hablar.- Pensar antes de ofender.-Pensar antes de responder con violencia.-  Hace pocos días la recordación de la tierna imagen de un niño naciendo, nos hizo pasar una noche de paz.- Tengamos un próximo año en paz, de nosotros depende.- Feliz 2017.-

Esta es la opinión de Radio del Oeste

Compartir.

Dejar una Respuesta